Seleccionar página

BLOG

¿Qué pasa cuando el empleador fallece? Suspensión del contrato o sustitución patronal.

El artículo 61 del Código sustantivo del trabajo (CST) establece las causales de terminación de los contratos de trabajo donde se determina entre las mismas la muerte del trabajador, más no así la muerte del empleador.

Por la muerte del empleador lo que opera es la suspensión del contrato de trabajo acorde con lo previsto en el artículo 51 numeral 2 del CST, donde se establece:

Por la muerte o la inhabilitación del empleador, cuando éste sea una persona natural y cuando ello traiga como consecuencia necesaria y directa la suspensión temporal del trabajo.

En muchas oportunidades, los establecimientos de comercio continúan funcionando aún con a la muerte del empleador, entonces no opera la suspensión del contrato sino la sustitución patronal.

Esta figura se encuentra contemplada en los artículos 67 y siguientes del CST, donde se establece, entre otras cosas, que para que aplique la sustitución patronal deben ocurrir tres cosas:

1. Un cambio de empleador o dueño del negocio, lo cual puede suceder ya sea porque se vende, se arrienda, se permuta, se fusiona o escinde el establecimiento de comercio, o por la muerte del empleador.
2. Que la empresa, establecimiento o negocio siga funcionando.
3. Que el empleado continúe prestando un servicio en forma personal en la empresa o establecimiento de comercio.
En este sentido se pronunció la sala de descongestión laboral de la corte suprema de justicia en sentencias SL 1479-2020 y SL 2346-2019 indicando:
[…] sus herederos (…) entran a ocupar su lugar en las diferentes relaciones jurídicas y en lo que al contrato de trabajo se refiere, suele darse la sustitución de empleadores en los términos previstos por el artículo 67 ibídem o, si es del caso, se produce la subrogación de la deuda laboral pendiente después de terminado el nexo laboral […].

Quiere decir que, si bien es viable a la terminación de los contratos de trabajo, esta se deberá realizar acorde con la normatividad laboral, lo que implica el pago de la indemnización por despido sin justa causa contemplada en el artículo 64 del CST, adicional al pago de la respectiva liquidación de prestaciones sociales.

Razón por la cual los nuevos empleadores optan por mantener las relaciones laborales vigentes, ejecutando los contratos de trabajo sin solución de continuidad.

Si bien esta figura opera por ministerio de la ley, es decir automáticamente, a fin de dejar trazabilidad en la hoja de vida de los empleados, se recomienda la elaboración de un documento, puede ser un otrosí, para formalizar la sustitución patronal y con esta reportar el cambio de empleador en los diferentes subsistemas de seguridad social.

 

×